domingo, 2 de septiembre de 2012

A tí...

A tí que me lees, una vez más, de madrugada...
Buenas noches

Twitter

Aquí abajo, a la derecha encontrarán mi liga para twitter, a veces me inspiro y doy algunos tips sobre arteterapia y a veces simplemente me encuentro a mí misma en pequeñas frases, que al leerlas en conjunto me dan respuestas a muchas inquietudes que a veces ni siquiera me doy cuenta que traigo. Es un ejercicio muy bueno si su modo de expresión ha sido la literatura....
No sean tímidos, los espero por allá también, me encantará leerles y si puedo, ayudarles como lo he hecho hasta ahora a través del correo, que por cierto ya cambió...
Muchos besos para todos en esta noche de luna maravillosa

Amar por deseo y no por necesidad

Cuántas veces nos hemos visto encerrados en una situación que nos lastima y nos hace daño y que no dejamos porque creemos querer, creemos amar. En esas ocasiones nos deberíamos preguntar a nosotros mismos: ¿estamos amando porque deseamos amar a esta persona o por satisfacer nuestra necesidad de sentirnos amados?. Si en ese momento crucial somos valientes y contestamos honestamente nos daremos cuenta de que los problemas adyacentes son eso, consecuencias de un falso amor... nuestro ego haciendo travesuras.
Me comentaba el viernes M. que tras una conversación con su novio y al expresarle ella su amor él la sorprendió con un rotundo "no, yo no te quiero" con lo cual ella acudía en busca de cierto consuelo y respuestas a muchas preguntas que para ella son cruciales dentro del desarrollo de una relación amorosa.
Puede haber varios factores que, a priori,me hacen pensar inmediatamente en: falta de comunicación en la pareja, falta de expresión lingüística por su parte, apresuramiento de M. al declarar sus sentimientos, miedo al compromiso, entre otros.
Mi postura ante esta situación fue de modo puntual en el trabajo hacia el ego, ¿eres tú quien ama porque lo amas tal cual es y el sentimiento de amistad ha traspado esa barrera o es tu propia necesidad de amar la que querías quedara cubierta con esa pregunta?, ¿acaso llevar una relación sentimental y sexual sana no es un síntoma en sí mismo de un sentimiento sincero?...
Ustedes, aquellos que actualmente están en una relación, piensen y analicen sus modos de comunicarse y profesar amor, busquen siempre la plena confianza y la total comunicación... ahí radica la base de una relación plena, igualitaria y feliz, sana... acuérdense que no hay fórmulas exactas para el amor ideal, bastará aquella persona con la que sentirse cómodo, aquella persona con la cual ser uno mismo, ser feliz y hacerse mututamente la vida más fácil...
Seamos maduros, iluminémonos...

jueves, 30 de agosto de 2012

Amor


Siempre que haya un hueco en Tu vida, llénalo de Amor
Adolescente, joven, viejo: Siempre que haya un hueco en Tu vida, llénalo de Amor.
En cuanto sepas que tienes delante de Ti un tiempo baldío, ve a buscar el amor.
No pienses: sufriré
No pienses: me engañarán
No pienses: dudaré.
Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca del Amor.
¿Que índole de Amor? No importa: todo Amor está lleno de excelencia y de nobleza.
Ama como puedas, Ama a quien puedas, Ama todo lo que puedas...pero Ama siempre.
No te preocupes de la finalidad de Tu Amor.
Él lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras: El Amor lleva en sí su propia plenitud.
Siempre que haya un hueco en Tu vida, llénalo de Amor

Amado Nervo


Buenas noches a todos, besos

domingo, 19 de agosto de 2012

Sol, Sol...


"Trae Oh Hombre el sol a la tierra,
Tú ubicado entre luz y oscuridad, 
Sé luchador por la luz.
Ama la tierra, que por tu amor
se convierta en centelleante piedra preciosa.
Crea tú mismo la planta, el animal
y a Tí mismo créate nuevamente".
(Proverbio persa)



Feliz inicio de semana para todos, muchos besos.

domingo, 12 de agosto de 2012

¡Ya estoy en línea¡

Bueno, quiero compartirles que he hecho mi página web, ya está en línea y estoy muy contenta con ella. Ahí he puesto un abstract de lo que ha sido mi carrera dentro de la Historia del Arte, los nuevos proyectos en los que estoy inmersa y algunos links a algunos de los artículos que he publicado y que se pueden encontrar igualmente online. En mi página no encontrarán nada sobre el arteterapia porque se enfoca más a mi experiencia como investigadora pero me encantará también que me visiten por allá y me dejen algún mensajito si quieren, ya saben que me tardo en responder pero siempre lo hago.
Les comparto la gran noticia que he recibido últimamente y la cual me hace estar muy feliz, y es que una memoria de mi tesis de master en la Universidad Nacional Autónoma de México será publicada por Cambridge Scholars Publishing y tendré en mis manos ese maravilloso ejemplar en enero de 2013. Esto, sin duda, marca fuertemente mi carrera ya que es un éxito muy grande estando yo tan joven, de verdad me han bendecido con esta publicación y estoy muy agradecida, con mucho ánimo trabajando en esta gran pasión que es mi carrera original, la Historia del Arte que tanto amo y me fascina.
Los veo por allá, entonces, muchos besos para todos.

Breve sobre musicoterapia

La musicoterapia crea -en un uso consciente de la música- un proceso capaz de promover la comunicación, la relajación, la organización o el movimiento, entre otros, dentro de una experiencia terapéutica que desarrolla y potencia en el individuo funciones que lo hacen integrarse mejor como persona, con un mayor nivel de aceptación y restaurando necesidades diezmadas hasta ese momento.
Aunque los beneficiones de la práctica musical se conocen desde hace cientos de años hoy en día es utilizada de un modo focal como parte de la propia medicina para restaurar el equilibrio psicofísico de muchos pacientes que padecen de desequilibrios nerviosos, depresivos, alcohólicos, entre otros.
Las sesiones de trabajo en musicoterapia hacen uso de tres factores que son primordiales a la hora de trabajar con pacientes: el trabajo con la autoestima, con el ritmo para crear emociones de orden y desarrollándolo como un estímulo del proceso psicomotor y la interacción con otros.
Les dejo, para esta tarde de domingo, una obra maravillosa que algunos terapeutas usan en casos de pacientes con insomnio:

jueves, 9 de agosto de 2012

A tí

A ti que te despiertas a las cuatro de la madrugada para leer mis entradas, gracias por seguirme, algún día quizás sabré quién eres...
Muchos besos y mucha luz

Agosto, ¡sorpréndeme¡

Porque todos necesitamos algo lindo, palabras de aliento, apoyo, respeto, admiración. Necesitamos bailar sin orquesta e ir a la guerra para poder entender y celebrar la victoria. Necesitamos el perdón y todos, todos, en algún momento de nuestra vida, una segunda oportunidad. Que sea agosto, que sea hoy, que sea mañana el tiempo de cambiar nuestros propósitos, nuestra vida. Levantémonos y ofrezcamos sonrisas, seguro le cambiamos el día a alguien distraído en sus pensamientos, paguemos a alguien el autobús, ofrezcamos una fruta, una caricia, un abrazo a alguien que viva en la calle, seamos más solidarios con nuestros vecinos, compartamos nuestro mundo, seamos mejores personas.
Yo hoy digo... agosto, ¡sorpréndeme¡... 
Estrellas para todos y muchos besos

Del perdón y la reconciliación

Me ha llamado mucho la atención las anotaciones que me hicieron a través del correo electrónico hacia los episodios del pasado. Cualquier situación que haya quedado atrás -para bien o para mal- ya fue en tiempo pretérito, no tenemos ningún tipo de poder de decisión o cambio sobre ella. A todos nos ha sucedido que hemos vivido algunas situaciones que quisiéramos cambiar, regresar a ellas para hacerlo mejor, vivirlo de otra manera pero no se puede, no es un sentimiento real lo que atesoramos y debemos de dejar de pensar en una fantasía recreada con el paso del tiempo, esas impresiones hechas en otro momento son el reflejo del análisis del consciente que ha madurado, obviamente si con la misma madurez hubiéramos afrontado dicha situación hubiera sido, se hubiera vivido de otra manera, pero no fue así. ¿Qué podemos hacer, pues, para reconciliarnos con nuestro pasado o con ciertas situaciones que seguimos llevando con nosotros, que no hemos concluido?. Creo firmemente que en estos casos se tiene que dar la reconciliación, primero como un ejercicio con uno mismo y después con los demás, reconciliarse así con las personas del pasado y con las distintas situaciones que se derivaron.
El lunes pasado yo quise ser parte de ese proceso maravilloso de la reconciliación y le escribí a una persona a la cual creo hice daño en el pasado, quizás la palabra adecuada no sea exactamente ''daño''. Yo atravesaba un período muy malo, con una curva de depresión preocupante y me engañaba a mí misma con un espejismo de lo que yo quería proyectar como felicidad mas era sólo eso: una proyección, no era mi realidad en aquel momento. Yo no me abrí, no confié, no me di la oportunidad y esa persona creyó que yo lo había engañado, que yo le escondía partes importantes de mi vida que en ese momento me daba terror contar, compartir, así de baja estaba mi autoestima. Creo que fue de las peores experiencias de mi vida y siempre llevé conmigo ese sentimiento de desdicha, de haber proyectado algo que yo no era en una persona que sí merecía la pena, que sí había hecho el esfuerzo por mí. En ese momento no pude verlo, en verdad fue un período muy malo, lo descubrí hasta después que comencé a trabajar en las sesiones del perdón y la reconciliación. El lunes pasado, después de tanto tiempo, me decidí a no darle más vueltas, a escribir disculpándome y a través de ese acto reconciliarme y perdonarme a mí misma... no sé si haya leido el correo o qué piense sobre eso puesto que aún no me ha respondido.
Les invito a descubrir cuáles son esos episodios que de modo personal han cargado sobre la espalda a través de los años y descubrir igualmente qué acto podrían llevar a cabo para liberar esa carga para continuar el camino más ligero, para irnos sanando, poco a poco, a nosotros mismos.
Les mando muchas estrellas en esta noche de luna en la Ciudad de México.

miércoles, 11 de julio de 2012

Impresiones...

Recibí, el día de ayer un correo que la verdad me conmovió muchísimo. Me lo escribió Gema, una chica catalana que me sigue y decidió pedirme consejo. Gema, te escribo directamente a tí porque ésta sería la respuesta a tu linda carta, como me pediste. Yo no sé si soy la más indicada para dar consejos a nadie, te invitaría a una de mis sesiones de terapia de arte pero desafortunadamente vivimos en países diferentes, para mí hubiera sido un placer conocerte y ayudarte a través de la terapia de arte que sé que te haría tanto bien. No dejes pasar la oportunidad de unirte a un grupo que en Barcelona sé que hay varios -te pasé los datos en mi correo de respuesta-. Sólo te puedo responder desde mis impresiones formadas a través de un correo sin conocer todo el cuadro a profundidad, diciéndote que no permitas que el miedo se apodere de ti, tienes que confiar en tu intuición. Si pasas tu día pensando en lo que atemoriza bloquearás tu capacidad intuitiva que es precisamente en lo que debes poner especial atención. Refúgiate en el amor y la esperanza, verás que es el camino para renovar plenamente tu espíritu... casi como si volvieses a nacer. Piensa que tu luz interna es lo suficientemente poderosa como para que tus temores no te inunden. Para desarrollarla puedes recurrir a cualquier rama del arte en la que puedas volcar toda tu expresión: danza, pintura, teatro... o acudir, como te comenté arriba a una terapia de arte propiamente dicha.
Muchos besos y mucha luz.

domingo, 8 de julio de 2012

Lo que ha de venir, vendrá...

Hoy, leyendo el blog de Alejandro Jodorowsky, me encontré gratamente sorprendida con una de sus maravillosas frases: "Lo que ha de venir, vendrá: acéptalo". Creo que nunca me encontré en una etapa como ésta en mi vida y la verdad es que tampoco nunca me había preocupado tanto de mí, había mirado tanto en mi interior y había puesto tanto de mi parte para solucionar todo lo que conscientemente sabía desde hacía mucho tiempo que debía resolver. La vida es un cúmulo de experiencias, de vivencias, que te hacen madurar y el modo de enfrentarnos a ellas es lo que determina nuestro futuro más inmediato. Hasta hace un par de años esperaba y buscaba con ansia que me sucedieran cosas, cometí errores de cosas que nunca debí haber dicho o pensado, viajes que nunca debí haber realizado... gente que se fue de mi lado y vi partir dolorosamente en silencio, en una pasividad pasmante y a otras que debí haber yo sacado de mi vida voluntariamente y no lo hice...
En este momento de mi vida donde me hallo sólo trato de vivir sin ninguna otra pretensión, siendo más consciente de lo que sucede a mi alrededor, estando más pendiente de aquellos que me quieren y yo quiero, totalmente convencida y aceptando que aquello que ha de venir, vendrá... inexorablemente... y, como diría mi madre convencida también de que "lo mejor está por llegar, está por vivir"... Todo es para bien.
Besos llenos de luz

sábado, 7 de julio de 2012

Besos para todas

Les mando un beso muy grande para todas. Saben bien que no soy muy afecta a publicar fotos personales en el blog pero con los correos que he recibido quisiera agradecerles el estar siempre ahí y todo el cariño que me ofrecen siempre. No sé qué sería de esto sin ustedes... ¡¡Muchos besos¡¡

El mal de amor

A todos nos ha pasado y no sabemos exactamente si nos volverá a suceder o no, si nos tendremos que enfrentar nuevamente a lo que llaman comúnmente "el mal de amor". 
Cuando una relación fracasa, a veces, incluso antes de comenzar de forma estable nos está remitiendo a un episodio que debemos sanar individualmente. En la pérdida del amor -en el que habíamos depositado todas nuestras esperanzas y expectativas, en el que habíamos canalizado todo un proyecto de salvación-, también perdemos algo de nosotros que no acabamos de arreglar. El mal de amor debe ser tratado personalmente, desafortunadamente los consejos o las palabras no sirven de mucho cuando el corazón está hecho añicos. La persona en ese momento no lo creerá pero se engaña a sí misma en ese padecimiento, no sufre realmente por la persona con quien compartió la intimidad de su ser, sufre por un episodio que ocurrido en su infancia se proyecta una y otra vez en las relaciones sentimentales que comienza. Sentirse abandonada por alguien en quien había depositado todo lo suyo no es más que la rememoración del abandono o la pérdida del amor de papá o mamá en un determinado episodio infantil. El niño, que no ha terminado de auto-reconocerse en su plena individualidad se siente parte de sus padres, máxime de su madre, si en este período el niño no es satisfecho plenamente en sus carencias amorosas entonces proyectará y probará este mismo cariño dependiente en el futuro. En realidad quien sufre no es el adulto sino el niño interior y es a él a quien se debe enfocar directamente nuestro potencial avance, tratando de convencerse de manera consciente de la situación.
Les compartiré una experiencia personal, mi hermana y yo fuimos abandonadas por nuestro padre cuando teníamos 6 años, en ese momento fue cuando mis padres se divorciaron... me recuerdo a mí misma sentada en las piernas de mi padre sin entender bien qué pasaba, él me decía que tenía que hacer un viaje y se ausentaría por unas semanas quizás un par de meses pero que con total seguridad volvería, no importa lo que sucediese, él volvería. La realidad es que nunca lo volví a ver, a excepción de la noche de su muerte a finales de 2002, catorce años más tarde. Esta experiencia marcó toda mi vida amorosa, pero toda por completo, que aunque no ha sido grande sí me ha dado a entender el por qué ha sucedido de esa manera. Quizás en mis ganas de buscar al padre que me abandonó sin que me abandone de nuevo, en el drama de vivir el engaño, la infidelidad, el maltrato psicológico que de alguna forma se ha dado... lo he revivido de nuevo y me ha hecho más reacia, más cerrada, más desconfiada incluso cuando no tuve que serlo... aún hoy me arrepiento.
Mucha luz mis niñas, aprendan a reflexionar en torno a su vida personal, aprendan a sanarse desde el corazón y dense la oportunidad de comenzar de nuevo, de reconstruir y romper las cadenas que nos dicen que el pasado se repite, conscientemente rómpanlas y sigan adelante con una vida más plena, libre, más feliz.
Besos

Flamenco en la Cd. de México

Comenzaré el próximo día 14 de julio a dar clases de flamenco. Comenzaremos desde el principio, veremos un poco de historia, compases, palos, braceos, comenzaremos con la técnica del zapateado... las espero a todas, pasaré lista. La cita es cada sábado -comenzando el sábado 14- a las 4  de la tarde en Avda. Insurgentes Sur # 634, es en el primer piso, apartamento 103, pueden entrar directamente que yo las estaré esperando...
Les dejo la publicidad por si se la quieren llevar a sus blogs o al facebook. Besos para todas y muchísimas gracias por las muestras de apoyo que he estado recibiendo a tan sólo unos escasos momentos de publicar mi entrada. No entiendo otro modo de afrontar mi pérdida más que bailando, espero que sean parte de esto también. Abrazos y cariños.

Duele...

Duele y duele tanto...
El pasado día 1 de julio perdí a mi abuelo, desde el mes de febrero que padeció un accidente cardiovascular y un ictus nunca volvió a ser el mismo, mitad de su cuerpo no le respondía, había tenido que sentarse en una silla de ruedas, cuando estaba en la cama debía permanecer atado, a veces parecía que no vivía en el presente, recordaba y volvía a experimentar episodios del pasado, decía que ya no quería seguir viviendo aún así cuando mi madre estaba delante nunca perdía el sentido del humor, sacaba las fuerzas de donde probablemente había sólo derrumbe para no evidenciar que el árbol se estaba quebrando, él que había llegado a los 90 años en perfecto estado de salud. Falleció en el Hospital de una septicemia, su rostro reflejaba paz y armonía y parecía que había podido solucionar todo antes de irse, había logrado resolver todos sus reproches, había perdonado y había pedido perdón, estaba en paz.
Muchos fueron los consejos que me dio en esos últimos momentos, reflexionaba mucho sobre la vida, lo que había sido su vida viviendo tantos años fuera del país mientras mi abuela se hacía cargo de todo, incluso de nosotras, sus nietas... Muchos son los consejos que entiendo debo aplicar a mi vida, muchas las reflexiones que debo hacer en torno a ellas... 
Mis abuelos estuvieron juntos por 65 años y sin importar los defectos que pudieran tener o los problemas que la vida les presentase siempre se respetaron, permanecieron juntos y se apoyaron. Quizás no eran la pareja perfecta, mi abuelo que había permanecido tantos años en Venezuela para mejorar su situación económica regresó sin la tan ansiada fortuna, mi abuela quizás se refugió demasiado en la Iglesia, cada quien con sus experiencias y con su modo particular de afrontar la vida lograron encontrar un punto en común, un camino que transitar juntos... no ansiaban ninguno de los dos grandes cosas materiales, ambos se dedicaron a dar, a compartir, a ofrecer y a asegurar una vida mejor, un mejor futuro para aquellos que los rodeaban. 65 años de generosidad absoluta que me hacen sentir tan dichosa de haber podido compartir en parte.
Siguen en mí todas sus palabras, el modo tan particular que tenía de caminar, sus bromas y la forma de quitarle importancia a cualquier cosa que me hiciera ver dolida o preocupada, la ternura de sus ojos y el amor que más que de abuelo siempre fue de padre. Yo, que me parezco tanto a él físicamente, sé que nunca volveré a mirarme en un espejo sin ver en mí sus ojos, su nariz, su cabello... 
Quiero compartirles una respuesta que Alejandro Jodorowsky dio a una mujer que, como yo, se preguntaba cómo hacer para afrontar tanto dolor ante la pérdida de un ser amado, aquí su respuesta... 
"Uno de los dolores más grandes que suceden en la vida, es perder a un ser amado. Entiendo tu sufrimiento,  yo lo experimenté cuando un hijo mío, de 24 años, murió en un accidente. El sufrimiento emocional era tan intenso que el cuerpo entero me dolía. Me sentía culpable de respirar. Todo lo que fuí hasta ese momento había estallado en innumerables pedazos. ¿Por qué él y no yo? Los alimentos perdieron su sabor, el sueño se hizo pantano, desprovisto de palabras la única expresión que me quedaba era el llanto. Los seres humanos, las plantas, los animales, los objetos, todos formando parte de él, el mundo entero era su ausencia. Esa inmensa desesperación hizo que me diera cuenta de mi absoluta falta de fe: si Dios había, él era indiferente. Buscando consuelo viajé a México para visitar a mi maestro zen, Ejo Takata. Sólo me dijo una palabra: “Duele”. Eso me bastó: no había consuelo. No me quedaba más que soportar el dolor… Comprendí que si quería vivir, tenía que, poco a poco, ir reconstruyendo los trozos de mi personalidad despedazada. ¿Cómo? Desprendiéndome de la imagen de mí mismo, para llegar a esa región donde lo personal se disuelve, donde se es una conciencia pura, integrada por completo al mundo, al infinito, al tiempo eterno. Lo primero que tenía que hacer para lograr esto era darme cuenta que frente a la desaparición del ser amado, todos experimentamos un sentimiento de culpa, (“Si yo hubiera hecho esto o no hubiera hecho esto otro, él/ella se hubiera salvado), y un sentimiento de lo no dicho (¡Nunca nos dimos el tiempo de hablar de esto o lo otro¡). En el Zen se dice: “Puedes curar una enfermedad pero no puedes curar el destino”. Todas las fuerzas del universo se confabulan para que la persona muera. Nunca se puede llegar a conocer totalmente al otro, somos infinitos… 
Ahora, interrumpe un momento la lectura. Prepárate un té. Bébelo tratando de relajar todos los músculos de tu cuerpo y, lo más tranquila que te sea posible, lee lo que viene a continuación:
Nadie sabe con certeza qué sucede después de la muerte. Es imposible probar que existe otra vida después. Pero también es imposible probar que no existe otra vida después… Eres tú la que debe elegir en qué creer. Tienes derecho a elegir que no existe nada más. El cuerpo se pudre, la conciencia se esfuma, desaparecemos para siempre. Ésta es la única vida que tenemos. No hay reencarnación… Si ésa es tu elección, tienes que estar consciente de que todo deberá desaparecer un día, no sólo tus seres queridos, sino este planeta, el sol, las galaxias, el universo entero. Aceptando con valentía la permanente impermanencia, sabrás que si pierdes un sólo minuto de la existencia, lo pierdes para siempre. Tendrás que crearte una moral que no se base en prohibiciones, conceptos de pecado, cosas que duren sin fin. Tratarás, con un necesario egoísmo, de gozar lo más que puedas. Si vives una sola vez, un corto lapso de tiempo, ¿para qué preocuparte del mundo? Mejor retirarte a un territorio alejado y dedicarte a envejecer en sana paz, aceptando la desaparición de aquello a lo que estás momentáneamente atada. Si por el contrario eliges creer que existe otra vida después de la muerte, entonces tienes todo tu derecho a imaginar cómo es eso…
Te voy a decir lo que yo imagino: Vivimos creando lazos emocionales con los otros seres y con las cosas. Si no logramos atarnos y que nos aten, nos deprimimos y enfermamos. En la agonía, la persona que ha desarrollado un alto nivel de conciencia, comienza a desatarse, en primer lugar de las amarras a su propio cuerpo. Poco a poco se va dando cuenta de que no es ni sus piernas, ni sus brazos, ni su tronco, ni su cabeza. Que no es sus pensamientos, ni sus sentimientos, ni sus deseos, ni sus necesidades. Es un espíritu puro… Este estado es difícil de lograr, porque para realizarse necesita que sus seres amados colaboren y le permitan cortar los lazos. Si no lo hacen, el espíritu del difunto, se queda en el sitio donde habitaba, en cierta manera como un fantasma invisible, sin poder dejar este mundo para ir hacia las regiones inmateriales donde ahora pertenece… Cuando el inmenso dolor de la pérdida, gracias al tiempo que pasa, se va apaciguando, estos lazos emocionales se hacen menos intensos. Es entonces cuando el difunto se da por fin entera cuenta que ya no les pertenece y puede emprender el viaje que le ha sido destinado… Los familiares deben hacer un esfuerzo para no retener demasiado al difunto, ayudarlo a que se libere. Si el dolor disminuye, el amor puede crecer, no refiriéndose a alguien a quien se mantiene preso junto a sí, sino a quien vive en nuestra memoria. Dejamos de lamentar los años que no lo tendremos, y aceptamos recordar siempre los años en que nos otorgó su amorosa presencia… El espíritu entonces entra en las regiones inmateriales, que entre todas constituyen el océano divino, una región que es felicidad pura, algo así como un orgasmo infinito y eterno. La gota pequeña debe disolverse en el océano que es su origen. Sin embargo, si el difunto, porque en su vida precedente no desarrolló su conciencia, lucha por no perder su individualidad, que son los restos de su ego, puede ser atraído otra vez a nuestro planeta y renacer, ya no como él mismo sino como un ser que corresponde a su nivel de conciencia. Puede entonces, si era un hombre que no desarrolló sus características femeninas, renacer como mujer. Una persona voraz puede pasar a formar parte de una araña, etc… Si durante la presente encarnación, ha alcanzado el nivel de un Buda, puede demorar el disolverse en el océano divino y voluntariamente regresar a la tierra para ayudar a todos los seres a que desarrollen su conciencia. Eso se llama ser un bodhisattva…
Bueno, ya habrás comprendido que ninguna palabra puede ayudarte. Es inútil que te diga: “Dios da, Dios quita, bendito sea Dios” o “Su alma se ha ido al paraíso, donde te espera” “¿Por qué sufres? Todos tenemos que morir. Él sólo se ha ido un poco antes que tú”… Tienes que comenzar a reconstruir tu yo partido en mil pedazos, poco a poco, con valentía. Luego debes elegir entre las dos opciones: hay o no hay otra vida más allá de la muerte. Si eliges que no hay, organizarte de acuerdo a esto y realizar sin piedad ni remordimientos, todo lo que tu cuerpo te pida realizar, declarándote libre de morales religiosas… Si eliges que hay otra vida, debes concentrarte y dejar venir de tu inconsciente lo que profundamente crees. Imagina desde tu punto de vista, todo el proceso y actúa de acuerdo a lo que concibas. Te aconsejó leer “El Libro tibetano de los muertos”. Quizás en él encuentres un modelo que te puede ser útil…
Por el momento te aconsejo que hagas agrandar una fotografía de tu padre -lo más grande posible-. Ates a ella una gran cantidad de globos llenos con gas helio, y la dejes irse hacia la inmensidad del cielo. Si puedes realizar esta ceremonia con tu madre y tus hermanos, les hará mucho bien a todos".


Besos para todos que sin importar mi ausencia me siguen leyendo y enviando esos mensajes hermosos. Gracias a todos.

martes, 12 de junio de 2012

Sobre ruedas

Creo que para que se pudiese entender esta entrada debería comenzar haciendo una confesión: no sé montar en bicicleta y sí, lo sé, quizás soy la única en todo el planeta que no sabe pero la realidad es que nunca aprendí, es más, nunca tuve una bicicleta y no, nunca se lo conté a nadie... la ironía del caso es que fui yo quien enseñó a mi hija a montar en ella, a que le perdiese el temor, a que disfrutase de dar paseos en ella, a que superara el miedo de caerse y hacerle ver que las caídas siempre pueden suceder y que lo importante es sanar heridas y levantarse para seguir montando en la bicicleta, para seguir disfrutando del camino.
He decidido que voy a enfrentar esta situación y que voy a aprender a montar en bici, quizás me vea rara o me sienta ridícula haciéndolo las primeras veces pero sé que en cuanto aprenda lo voy a disfrutar, seré capaz de enfrentar mis miedos y los límites que alguna vez me puse para pensar que nunca es tarde en aprender algo nuevo y más cuando es algo que puedo disfrutar con mi hija, quién sabe, quizás sea una de las pocas personas que pueda decir que fue su hija quien le enseñó a montar en bicicleta...
Besitos

martes, 5 de junio de 2012

Lluvia...


¿Por qué sigo haciendo eso?

Antes o después nos hacemos conscientes de un cierto patrón que repetimos en nuestras vidas diarias, sabemos que sin eso probablemente nuestros resultados serían más satisfactorios pero la mayoría de las veces volvemos a actuar de la misma forma, impulsivamente. La respuesta a la cuestión de por qué las personas siguen repitiendo comportamientos, relaciones autodestructivas o sentimientos que sólo los aboca a situaciones dolorosas y dañinas son múltiples sin lugar a dudas: baja autoestima, adicciones, conformismo, situaciones no superadas en la edad temprana, estrategias fallidas o masoquismo, entre otras, podrían ser la causa fáctica de lo anterior. Este comportamiento, nombrado por S. Freud como repetición compulsiva, tiene una razón de ser y por eso el individuo es incapaz de ponerle término, sólo cuando atraviesan una crisis derivada buscan ayuda psicológica y logran controlar el impulso.
Freud explica el origen de este desorden como la represión de un impulso que el individuo cree a priori como inaceptable. El deseo de hacerlo es reprimido, la voluntad también mas sigue existiendo en el interior creando un verdadero conflicto entre lo que se desea hacer y lo que se debe hacer. El deseo que lucha por manifestarse puede llegar a hacerlo envuelto en otra acción que siempre supone un síntoma. Algunas de las repeticiones compulsivas más comunes suelen ser: el ansia de complacer a los demás, las dudas de sí mismos, el sexo, comer en exceso, el alcoholismo, la procrastinación, el pesimismo, el desorden, la ira, las relaciones abusivas o el tabaquismo, entre otras. En cualquiera de los casos el psicoanalista debe implementar una terapia que refuerce la individualidad y potencie situaciones que estimulen la autoestima. A veces la terapia de grupo ayuda a entender mejor los patrones de comportamiento y a sentir un apoyo externo de iguales, los seminarios de crecimiento personal, el ejercicio pero sobre todo la disciplina y el esfuerzo personal logran hacer una diferencia, marcar un cambio en la vida de la persona, siempre positivo.

lunes, 28 de mayo de 2012

El caso de Fátima

Fátima es una adolescente migrante de 12 años, en realidad es A. pero siempre quiso llamarse Fátima. Es remitida al Centro por conducta agresiva puesto que ha golpeado a compañeros de clase y maestros, su actitud es violenta y conflictiva. Ha sido derivada a un Hogar gubernamental debido a la situación de abuso y violencia que se vivía en su casa. Fátima no tiene permitidas las salidas ni las visitas de su tío, al igual que son siempre supervisadas las visitas que le hace su madre, no mayores a dos horas semanales ya que su relación es conflictiva y siempre trae consecuencias negativas para ella.
La terapia de arte se muestra, así, favorable para ella con el objetivo de trabajar los niveles de confianza y seguridad, reafirmar su auto-imagen, crear un espacio donde comunicarse, crear un ámbito de contención, crear un sistema no verbal de comunicación y expresión de experiencias dolorosas.
Las sesiones con Fátima comenzaron en el Centro y se desarrollaron a lo largo de 16 semanas divididas en sesiones individuales semanales de 45 minutos cada una. Éstas seguían un régimen semi-directivo o no directivo para enfatizar el hecho de que Fátima pudiera afrontar y resolver las distintas situaciones que se le presentaban y comenzara a tomar decisiones.
Fátima trabajó en tres etapas diferentes. En la primera etapa o fase inicial se creó el vínculo terapéutico propiamente dicho. Fue de gran dificultad el hacerlo debido a su desconfianza y actitud agresiva pero al trabajar juntas con crayones sobre una gran hoja de papel su actitud se hizo más receptiva, abierta y colaborativa. Los materiales usados en esta etapa fueron las témperas, las pinturas digitales, los crayones con los que experimentó las texturas y el trabajo con las manos a modo de pincel que liberó su trazo definitivamente.
El vínculo terapéutico se fortaleció con la técnica del collage. Al ir a buscar materiales fuera del setting Fátima me agarró y me sonrió. Una vez en la sala es ella quien eligió los materiales a usar y comenzó la actividad artística sin que se le dijera nada.
Es en la etapa intermedia donde comenzó a representar figurativamente escenas de violencia, pintó una casa -siempre con marco- en colores donde expresaba toda la agresividad. Esbozó a su tío con una figura monstruosa y la imagen de un bebé solo que lloraba. La simbolización de experiencias fue clave, fundamental -junto con la confianza- para permitir la expresión y verbalización de sus sentimientos.
Fátima, con un modelo disfuncional familiar y un modelo femenino y materno bastante diferente y desfavorable respondió muy bien a las sesiones de arteterapia. Sigue actualmente en terapia psicológica pero ya expresa emociones libremente usando su creatividad y no la violencia.

sábado, 26 de mayo de 2012

Danza en 3D

El cineasta alemán Win Wenders, de 66 años, autor de películas como Las alas del deseo, El hombre soul,  París-Texas, Cielo sobre Berlín o Tan lejos, tan cerca se abocó a filmar -a finales de 2009- un documental sobre lo que sería la experiencia visual y corporal en la trayectoria de la coreógrafa Pina Bausch. Tras su repentina muerte un par de años después, el cineasta repensó el documental para transformarlo en una especie de homenaje póstumo a la que había sido una de las mayores exponentes de la danza moderna. Con la ayuda de su compañía de danza, el Wuppertal Dance Theater lograron conformar un largometraje que, sin historias contadas o datos biográficos, difundían a través de las mismas coreografías la esencia de lo que había sido la trayectoria de Pina.
Esto nunca me había ocurrido antes... tal vez en la vida, algunas veces con el cine; pero no viendo un ensayo de baile. Esto no era teatro, pantomima, ballet y menos ópera. Pina era la creadora de un nuevo arte: el teatro de la danza comentaba Wenders quien, ayudado con algunas cámaras de lente tridimensional pendientes de un sistema de poleas y cuerdas filmaban los distintos movimientos entre los mismos bailarines, las tomas formaban parte de la coreografía desarrollando un nuevo universo visual y estético único. Pina – tanzt, tanzt sonst sind wir verloren se estrenó en el año de 2011 y es, sin  duda, un documental que no podemos dejar de ver.

viernes, 25 de mayo de 2012

Mis libros de mayo

Una de las peticiones que he recibido a través del correo ha sido la de compartir los títulos de los libros que leo, cosa que me ha parecido -cuando menos- bastante interesante. Siempre me ha parecido bastante subjetiva la elección de los textos y el orden en el que cada quien los lee, poner una lista no sería tan enriquecedor como pasar a comentarlos uno por uno pero, la verdad, es que con la complejidad y extensión de los libros sería algo muy largo. Con todo, me encantará compartirles los títulos de los libros que con relación a la arteterapia he leído en este mes...
Terminé Diálogos entre arte y terapia de Eva Marxen quien se ha convertido en un referente personal, adoro sus publicaciones y su forma de escribir y cabe decir que la recomiendo ampliamente. Igualmente tenía a la mitad La vía del tarot de Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa. Sé que la figura del psicoterapeuta es bastante impresionante y hay gente que no se atreve a leerlo a priori pero me sorprendió gratamente este libro, sus reflexiones profundas acerca de la tarología y su uso terapéutico me parecen bastante acertadas y una guía para comenzar a manejar arquetipos. Mi tercer libro -que aún no acabo- es La formación del símbolo en el niño de Jean Piaget, creo que es un clásico y debe leerse tarde o temprano, aún así me está resultando muy ameno. Y el último es Psicoenergética. Método de psicoterapia corporal para integrar las emociones y el cuerpo de Roberto Navarro Arias que aún no comienzo y sobra decir que estoy deseando hacerlo.
Ojalá les puedan echar un vistazo y si tienen alguno que creen que pueda interesarme, ¡¡estaré encantada de que me escriban¡¡. Muchos besos

jueves, 24 de mayo de 2012

Gracias

Quiero dar las gracias a todas las personas que me han seguido y que se han animado a enviarme un correo, me gusta leerlos, mucho... y me animan a seguir adelante con esto. Estoy gratamente sorprendida de todas las visitas que he recibido e iré respondiendo a cada una de sus peticiones. Este mandala es un regalo para Maria Rosaria que me escribió desde la ciudad de Salerno -Tante grazie Rosaria ed anche ti ho mandato dell'altre verso la posta. Spero ti piacciano¡¡-. Un abrazo muy grande y fuerte para todos y otro especialmente para tí, sí, sí, para tí que me sigues y me lees todos los días. No sé tu nombre pero espero que algún día me escribas un correo y me lo digas, me gustará al menos darte las gracias como se debe.
¡Muchos besitos¡


miércoles, 23 de mayo de 2012

Mantras



Formas que no son formas

  • Estás loca.
  • Esa camisa parece que va a explotar, estás mostrando todo, mejor cámbiatela.
  • Ves cosas donde nadie las ve.
  • Mejor ingresa lo que ganas a mi cuenta, debemos 'compartir' todo como familia y, sinceramente, eres mala administradora. Yo me encargo.
  • No hables ni con ese hombre ni con ningún otro.
  • Tú no tienes amigos, todos quieren tener sexo contigo.
  • Te ves mejor si no te maquillas, no eres una zorra para pintarte tanto.
¿A cuántas de nosotras nos resultan familiares alguna de estas frases?, ¿a cuántas nos hacen pensar en violencia y a cuántas nos sobran las palabras de auto-justificación?, sea cual sea nuestra postura, si hemos sido víctimas de algunos de estos enunciados entonces hemos estado expuestas a un tipo de violencia que aunque no física, merma nuestra autoestima y nuestra integridad psíquica.

Por cada mujer que es víctima de violencia en el hogar, hay un hombre que la ejerce y lo niega, presentándose como víctima de las 'provocaciones' o el 'abuso psicológico' femeninos y muchos otros que miran hacia otro lado en un silencio cómplice afirma Luis Bonino.
Si bien es cierto que  las estructuras sociales y culturales han marcado un modelo de actuación de los hombre frente y con las mujeres lo es también el hecho de que se deben de cambiar los roles de ambos en pro de las libertades de expresión y comunicación de la vida moderna. Éste es, sin duda, un llamamiento personal a muchas mujeres maltratadas que justifican a sus parejas en el hecho de negarlo al no haber recibido nunca un golpe sin saber lo equivocadas que están, es un micromachismo de actuación invisible y claro que se puede considerar violencia. 
Si tu pareja te insulta, te hace sentir estúpida o inútil, si te impide ver a tu familia, si no te permite estudiar o trabajar, si te quita el dinero de lo que ganas o te hace depositarlo en su cuenta, si te controla tus horarios, si te amenaza o decide por tí, si se mofa de tus actuaciones, si te obliga a mantener relaciones sexuales o te castiga con la indiferencia o te bloquea entonces mujer: sí eres una mujer maltratada. No te calles, no lo permitas, no tengas miedo, NO ESTÁS SOLA.
Dejo, a continuación, algunos links donde se puede encontrar y solicitar ayuda. No hay que sentir vergüenza ni culpabilidad, todas estamos expuestas a ello independiente de la nacionalidad o la educación, debemos defendernos y apoyarnos entre nosotras. Sé que no todos los hombres son iguales afortunadamente pero si has elegido al otro tipo entonces da a valer tus derechos. Que no te callen, que no te digan que estás loca, busca ayuda y supéralo.
¡Mucha luz para todas¡
INSTITUTO NACIONAL DE LAS MUJERES                            www.inmujeres.gob.mx
UNIDAD DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA FAMILIAR     53 19 65 60 y 55 90 48 17
CENTRO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR 52 42 60 25 y 52 42 62 46
CENTROS INTEGRALES DE ATENCIÓN A LA MUJER    56 72 75 23 y 57 81 02 42
ASOCIACIÓN MEXICANA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES    54 40 13 42
COLECTIVO DE HOMBRES POR RELACIONES IGUALITARIAS   56 96 34 98


lunes, 21 de mayo de 2012

Manos que crean

Es difícil trabajar con adolescentes y más cuando se trata de inmigrantes. Se añaden, entonces, nuevas problemáticas que a veces no se pueden solventar de una forma sencilla, la agresividad suele ser un factor casi unánime entre ciertos sectores, todo depende de cómo se viva la experiencia. Chicos inadaptados, rechazados por una sociedad preestablecida, víctimas de violencia callejera, 'culpables' de un color de piel, de una raza viven, día a día, con el estigma del ser 'el otro', de ser 'diferente'. Sus manos que pelean y destruyen pasan a ser manos que producen e inventan, canalizan para crear. La arteterapia se convierte en este punto en la mejor de las alternativas.
El arte, como medio de expresión y comunicación no verbal, se vuelve idóneo para tratar las emociones de estos muchachos que en parte no dominan la lengua del país que los acoge y viven situaciones enfrentadas que hacen, cuando menos, más doloroso y traumático el proceso de adaptación. La ventaja de este tipo de terapia es obvia, al no tener que recurrir a la gramática para expresar sus emociones, el proceso se vuelve más dinámico y eficaz, más rápido. El lenguaje artístico les permite expresar sus problemáticas desde sus puntos de vista particulares sin perder su identidad y cultura, sin tener que trasladar sus emociones al plano de la occidentalización de los sentimientos. El trabajo creativo, aquí, es universal, de carácter regresivo -en la mayoría de los casos se aluden a imágenes de infancia- y facilita el descubrimiento de temas comunes y experiencias visuales que resultan de contextos culturales distintos.
El terapeuta, en este punto, debe tener conocimientos de antropología y de terapia transcultural para no caer en lecturas viciadas, simples y estereotipos que dejarán una interpretación muy somera de la problemática en sí. Los materiales deben ser trabajados en un proceso gradual de presentación, dejando las materias informes  y sin contención -barro, arcilla, plastilinas- para la última parte de la terapia.