domingo, 15 de abril de 2012

Coloreando mandalas

Mandala significa etimológicamente "círculo", proviene del sánscrito y conforma figuras complicadas mas no superpuestas que devienen en diseños canalizadores de una consciencia profunda, siendo usadas en las culturas hindú y budista como una representación gráfica de alguna de sus deidades.
Pero más allá de entender un mandala como una simple forma o representación de estructura circular, se debe entender como la representación misma de un hombre o una mujer en el mundo, es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente.
Los mandalas han sido utilizados en la India desde tiempos precristianos y fue el psicólogo suizo Carl G. Jung quien los introdujo en el mundo occidental a través de la terapia donde esperaba encontrar la individualidad propia de cada ser humano. El propio Jung los usaba cotidianamente para dar una representación a sus sueños y encontró, con el tiempo, que había una idea subyacente que lo conectaba con su propio centro. Para éste, el mandala representa la totalidad de la mente de la persona que los ejecuta, que los ilumina y su arquetipo es, pues, una gráfica que se sustrae del subconsciente colectivo.
Los mandalas pueden ser ejecutados por cualquier persona, sin importar su edad, condición o raza. Puede elegir libremente entre una amplísima variedad gráfica e iluminarlos con los colores que considere necesario siempre intentando armonizar el espacio y el ambiente con el momento; el uso de la música de relajación, inciensos o cualquier otro estímulo que ayude a la persona a conectar con su yo más profundo será de gran relevancia.
De forma personal, siento una gran afinidad con el trabajo que está llevando a cabo el artista y músico belga Steven Vrancken quien, desde su página comparte algunos diseños totalmente gratis e incita a tomar parte de esta terapia personal.
Les dejo un mandala que podría ser una magnífica opción para esta tarde de domingo.
¡Feliz inicio de semana!