sábado, 26 de mayo de 2012

Danza en 3D

El cineasta alemán Win Wenders, de 66 años, autor de películas como Las alas del deseo, El hombre soul,  París-Texas, Cielo sobre Berlín o Tan lejos, tan cerca se abocó a filmar -a finales de 2009- un documental sobre lo que sería la experiencia visual y corporal en la trayectoria de la coreógrafa Pina Bausch. Tras su repentina muerte un par de años después, el cineasta repensó el documental para transformarlo en una especie de homenaje póstumo a la que había sido una de las mayores exponentes de la danza moderna. Con la ayuda de su compañía de danza, el Wuppertal Dance Theater lograron conformar un largometraje que, sin historias contadas o datos biográficos, difundían a través de las mismas coreografías la esencia de lo que había sido la trayectoria de Pina.
Esto nunca me había ocurrido antes... tal vez en la vida, algunas veces con el cine; pero no viendo un ensayo de baile. Esto no era teatro, pantomima, ballet y menos ópera. Pina era la creadora de un nuevo arte: el teatro de la danza comentaba Wenders quien, ayudado con algunas cámaras de lente tridimensional pendientes de un sistema de poleas y cuerdas filmaban los distintos movimientos entre los mismos bailarines, las tomas formaban parte de la coreografía desarrollando un nuevo universo visual y estético único. Pina – tanzt, tanzt sonst sind wir verloren se estrenó en el año de 2011 y es, sin  duda, un documental que no podemos dejar de ver.